Esto no hay quien lo pare

Atelier Carmesí nace después de un año de pasión, de una relación con la costura, una relación intensa que se ha afianzado, sin altibajos, sin idas ni venidas, más bien al contrario, una relación que ha ido in crescendo, exponencial, que me ha dado mucho y quitado nada. Sólo tengo palabras bonitas para hablar de ello. Coser me ha cambiado la vida. He aprendido muchas cosas. A parte de las múltiples habilidades técnicas, he aprendido a amar mi cuerpo, conociéndolo y dándole cariño. 

Una tarde de sábado otoñal del 2015, inspirada por mi reciente cumpleaños y las ganas de involucrarme en algo nuevo, hice un curso monográfico de costura de un tote bag, en un espacio maravilloso en el barrio de Gracia, Costuretas Social Club. Fue mi primer proyecto. Salí de allí invadida de satisfacción y con ganas de que mis amigas viesen el bolso sólo para decir, a la mínima oportunidad, que aquella monada la había hecho yo. En dos semanas, me apunté a otro monográfico, ahora la falda exprés. Hice una falda fácil, fruncida pero con cinturilla, cremallera, botón y ojal, todo en una tarde! Después de esto, hubo un antes y un después. La falda la estrené el lunes siguiente para ir a trabajar, mis alumnas me hacían cumplidos sobre mi nueva prenda y yo no podía estar más feliz, feliz, feliz!

A partir de aquí, fui buscando en internet patrones y sitios de costura como una loca, así fue cómo me tropecé con la más inspiradora de las diseñadoras de patrones, Lisa Comfort. Cuando vi su blog, Sew Over It, y su canal de Youtube, Sew Over It Channel… wow! ¿Pero quien es esta chica? ! Me fascinó su estilo personal, lo quería todo de ella, su ropa, peinado, maquillaje, zapatos, todo! Ahí me di cuenta de que, vestir así estaba en mis manos y que si había conseguido hacer un bolso y una falda en dos tardes, por qué no iba a ser capaz de construir mi propio armario. Estaba excitada, nerviosa, mi cabecita iba a mil. Hurgué en la red, sobretodo en Pinterest, buscando patrones para principiantes y me decidí por un vestido de punto, Moneta dress (de Colette patterns, mi otra casa de patrones favorita). A pesar de que el punto no es la opción más fácil para empezar, el  vestido Moneta tiene muchas versiones, con o sin mangas, con bolsillos y lo que hizo decantarme de verdad por este patrón, fue la cantidad de cuellos que vienen con el patrón para costumizar el vestido. Para finales de año, ya había hecho unos cuatro Monetas. Me di cuenta de que cuando abría el armario siempre prefería ponerme mis vestidos a los otros que ya tenía, incluso los que habían sido mis favoritos. Entonces, me propuse un reto, no comprar ninguna prenda en todo el 2016 y construir el vestuario de mis sueños. Ya os adelanto que lo conseguí!

El 2016 ha sido una locura, una obsesión, una adicción en vena a la costura, pero una adicción que me ha empoderado, que me ha hecho sentir como la Joan Holloway en Mad Men, segura, fuerte y femenina. Esto engancha, amigos. Esto no hay quien lo pare.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *